Menu

Los mejores futbolistas argentinos de todos los tiempos

A la hora de decidir quienes son los mejores que han llevado la remera albiceleste la decisión es muy difícil casi siempre. Toda Argentina coincide en que los mejores jugadores de fútbol argentinos son Diego Armando Maradona y Lionel Messi, sin embargo, hay toda una constelación de futbolistas argentinos por el mundo que también merece reconocimiento y a los que intentaremos darle un lugar en nuestra lista.

El top 6 de los mejores futbolistas argentinos de todos los tiempos

1. Diego Armando Maradona – El mejor sin lugar a dudas

Su estilo de vida más propio de un actor de Hollywood, sus posiciones políticas polémicas e incluso su cercanía con la mafia italiana le dieron siempre un lugar a Maradona en los titulares de prensa. Sin embargo, la razón para que los escándalos que acompañaron su vida le esquivaran siempre como si se tratará de una superficie de teflon se debe a dos anotaciones históricas que le hizo a Inglaterra en el mismo partido.

Hablamos obviamente de “la mano de Dios” y de “el gol del siglo”, dos tantos con los que el seleccionado argentino eliminó a los ingleses en los cuartos de final del Mundial de la FIFA México 1986 y con los que reivindicó al país sudamericano de la invasión y las agresiones militares que había sufrido durante la Guerra de las Malvinas cuatro años atrás. Como dijimos antes, se trató siempre de un jugador muy político y ese partido definitivamente marcó su suerte.

Mejores futbolistas argentinos - Maradona

2. Lionel Messi – Otro titán sin tanta suerte

No fue sino hasta la pasada Copa América en Brasil 2021 que finalmente Lionel Messi pudo obtener un título con la selección Argentina. La derrota frente a Alemania 1 – 0 en la final del Mundial de la FIFA Brasil 2014 y en general, la mala fortuna, le habían privado de brillar verdaderamente con la selección de mayores. No obstante, el rosarino ya tenía entre sus logros previos haber conquistado la medalla de oro en los juegos olímpicos de Beijing con la selección sub-23.

La razón por la que Lionel Messi se hizo tan grande tiene que ver sin lugar a dudas con el Barcelona F.C y su época de oro, de la que en buena parte es gran artífice. Prácticamente lo ganó todo con el club blaugrana en el que pasó prácticamente toda su carrera como jugador profesional antes de marcharse al Paris Saint – Germain. Sin embargo, pese a las finales perdidas se le considera uno de los mejores futbolistas argentinos por el mundo.

3. Mario Kempes – Una figura histórica

Si alguien fue clave en la victoria local en el mundial de la FIFA Argentina 1978 ese fue Mario Kempes, no sólo por haberse convertido en goleador del evento con 6 tantos, sino por el hecho de haber sido además “Botín de oro” y “Balón de oro” de aquel campeonato histórico. En los 43 compromisos que disputó usando la remera albiceleste convirtió 20 anotaciones y se hizo famoso por sus declaraciones en la prensa en las que aseguraba que no le importaban los goles “sino la cara de alegría de las personas”.

Se le considera el padre espiritual de Diego Armando Maradona y de hecho, le cedió la camiseta número 10 tras su retiro. Su gran brillo a nivel de clubes lo tuvo con el Valencia CF de España, en el cual convirtió 149 anotaciones y llegó a conquistar dos trofeos de goleador del torneo, así como tres títulos más, Copa del Rey, Recopa de Europa y Súpercopa de Europa.

4. Alfredo Di Stefano – El grande que nunca jugó un mundial

Mejores futbolistas argentinos - Alfredo Di Stefano

Considerado por muchos como una verdadera leyenda del fútbol mundial del mismo nivel de Pelé y Maradona, la historia fue bastante injusta con Alfredo Di Stefano, que pese a ser uno de los mejores jugadores de fútbol argentinos, nunca tuvo la oportunidad de disputar un Mundial de Fútbol de la FIFA, en su lugar, lo ganó todo con clubes como River Plate y Millonarios de Colombia, pero no sería sino hasta su llegada a España que su carrera se catapultaría a otro nivel.

Desde el momento en que Di Stefano puso un pie en el Real Madrid F.C su suerte cambió para siempre, no sólo porque se hizo uno de los jugadores de fútbol más célebres del mundo, sino porque logró cosas con las que pocos futbolistas argentinos sueñan actualmente, nos referimos a 17 títulos en total, entre los sobresalen las cinco Copas de Europa consecutivas. Adicionalmente, en 1989 se le confirió el Súper Balón de Oro, con el cual se le dio un lugar como leyenda indiscutible del deporte.

5. Enrique Omar Sívori – Grande en Argentina y en Italia

Se trata de un jugador muy popular en la década del cincuenta que hizo cosas que hoy serían imposibles desde el punto de vista legal, ya que no sólo vistió los colores de la albiceleste en campeonatos internacionales como la Copa América, la cual llegó a conquistar en 1957, sino que además, un par de años más tarde vistió los colores de la “Azurra”en el Mundial de la FIFA Chile 1962. No obstante, más allá de sus idas y venidas entre selecciones su estilo de juego agresivo y muy creativo le dieron un lugar entre los mejores futbolistas argentinos.

A nivel de clubes Sívori lo ganó todo a nivel local con River Plate entre 1954 y 1957, no obstante, se transformó en una leyenda sólo cuando llegó a Italia y consiguió dos Copas Italia y tres Scudettos con la Juventus. También tuvo un par de temporadas en el Napoli, pero su actuación allí fue en muchos sentidos más discreta. Sus números con la selección Argentina son 9 goles en 18 partidos, mientras que con Italia convirtió 8 goles en 9 partidos.

6. Daniel Passarella – Lo hizo todo con River

Hablamos de un defensor temible, no sólo para los delanteros que intentaban anotar en el arco argentino, sino para la portería contraria. Conocido como “El Káiser”, Passarella convirtió 134 goles en los 451 encuentros que disputó vistiendo la albiceleste y es el único de los futbolistas argentinos de la historia que puede decir que ha levantado dos Copas Mundiales. Hablamos obviamente de los títulos de 1978 y 1986, aunque en este segundo certamen sólo fue convocado y no llegó a jugar ningún partido.

Passarella lo hizo todo con River Plate, fue jugador, director técnico y presidente. Sin embargo, tuvo varios periodos intermitentes con el club de sus amores pasando después de su salida como jugador en 1982 al Calcio Italiano en el que vistió la camiseta de la Fiorentina y del Inter de Milán.